Ubietamendi. Turroi eguna. Bota de ….

Este año, al igual que hace 2, volvemos a ser nuevos en esto de subir con la familia completa. Ya en 2016 lo hicimos toda la familia, y una vez mas lo hemos vuelto a hacer, con la nueva familia. Ahora somos 4, y este año toca subir de un poco mas cerca a la cima para que la mayor, Vera, nos de la alegria de subir al monte.

Tras alguna queja mientras termino de preparar la motxila y la ropa, y demas menesteres infantiles, Vera estrena las botas nuevas en el barro para ver si van bien (se parece a su aita, que suele hacer lo mismo con las zapatillas de correr, estrenarlas los dias de mas barro)

SALUDDDDDDDDDDDD

Y poco mas se puede decir de la subida al Ubieta desde el paso canadiense, aunque la verdad que una gran ilusion por el hecho, no solo de compartir este gran dia con mis chicas, sino que tambien lo pude hacer con mi aita que andaba por los alrededores, y que fue el que sembróp en su dia este veneno de montaña y naturaleza que fluye por mis venas. Y que tambien vio a sus nietas y se puso mas que contento…

Ahi os va un breve audiovisual que lo resume perfectamente…..

Eskerrik asko y os deseo buen año a todo el mundo, en especial a toda la gente que por una cosa o por otra no sea tan afin a este mundo, mi mundo.

Esta foto, a pesar de poner mi logo, no es de mi propiedad

Los Montes de Vitoria 2017. Del dicho al hecho

Preparando la ropa y demas

Nervios, pero no por la carrera, sino por la que podia ser una noche nefasta en casa. Dos princesas a cargo de la reina, y con una semana que no hemos descansado nocturnamente. Sigo pensando que tienen un don especial para saber cuando “aita” tiene algun evento y tener lo que se llama “una noche toledana” (Alex, esta frase es tuya), y sino que se lo digan a mi contraria, que esta vez, la pobre, se la ha comido con patatas.

El viernes llegamos a la capital alavesa con la idea de coger el dorsal, cenar algo y reitrarnos lo antes posible a descansar y preparar las armas para la batalla. Asi lo hacemos, pero lo de dormir parece complicado y pasamos de la media noche cuando se nos cierran los ojos.

Cena de hidratos

Suena el despertador, que pereza, quien me manda, no me jodas que sueño. Tras este primer impacto, cambio de chip y al lio. Vestir, rellenar agua, revisar de nuevo la motxila, el parte meteo para ver si metemos o no lo de “por si acaso” y al coche. El trayecto a Mendizorroza es corto y enseguida estamos con los otros 1000 participantes que se dan cita, al igual que nosotros. El objetivo mio y de Nova (que me acompaña hoy) es el de terminar, nada mas.

Metiendonos en el ambiente de la salida

Enseguida montamos en el bus, y a descansar otro poco mas los parpados. Me quedo adormecido, buena señal, eso es que estoy tranquilo, sino me pongo a cantar por el microfono o a soltar chistes. Llegamos a Ulibarri-Jauregi, en donde ya se encuentra buena parte de la tropa de hoy. Tras nosotros algun bus mas. Saludamos a conocidos, y entre ellos a mi compañero tecnico de senderos, Martin, de Miranda, un fenomeno en esto de correr por el monte y muy buena gente.

Ya en la parrilla, nos seguimos encontrando con mas, me despido de mi tio, ya le volveré a ver el lunes (jajajaja) y enseguida anuncian por el altavoz que queda un minuto. Ultimos ajustes, poner el reloj a buscar satelites, enlazar banda, etc. saltitos para calentar y gastar mas energia, y salimos. Suave, de la mitad para atras, nos pasa mucha gente en los primeros compases, parece como si nos siguiera una estampida y que huyera la gente; pero nosotros a lo nuestro, ritmo comodo, alegre, pero sin machacar.

Otra mas de la salida

Salimos del pueblo y enseguida enlazamos con la Via verde del Vasco-Navarro, que ya hiciera con Zigor Eguia en su dia en btt desde Vitoria hasta un alto. Y cuando parece que la subida la conocia, nos meten en el bosque, siguiendo un sendero, hundidos en la espesura y frondosidad de los bosques de roble, haya, castaño y otras especies, que se dejan abrazar por la humedad de la blanca niebla que no se separa de las copas de los arboles, aferrada. Una sensacion de bochorno humedo se desata sobre el sendero negro caracteristico de los bosques de hayas tipicos de la zona, en donde al seguir ganando altura, el esfuerzo nos va costando nuestras primeras gotas de sudor. Tras este primer aviso, empiezo a beber cada poco tiempo, a poquitines, pero continuamente un sorbo de sales, y otro de agua.

No pasa 1h cuando ya estamos en la primera cumbre del dia, Itxogana, en donde el astro rey nos deleita con un amanecer de pelicula, saliendo por le horizonte, mientras el mar blanco de la niebla no quiere saber nada de las alturas y continua aferrrandose al fondo de los valles. Un gran espectaculo digno de un dia primaveral, pero ya veremos que esto se convertira en un odioso dia de verano con temperaturas insostenibles.

Nova amaneciendo

Desde Itxogana, a la siguiente cumbre, Indiagana, no pasa mucho tiempo, y es aqui donde nos pasan los txabales de Amurriotrail; el equipo actimel (Imanol, Aitor y Axier); un hasta luego y seguimos a lo nuestro tras cambiar el agua al canario. Muy importante hidratarse, pero mas desalojar. Desde este punto continuamos por pista bien definida hasta llegar al puerto de Azaceta, en donde repongo agua y aprovecho a picar un poco de salado que habia y algo de fruta.

Postureo en el orto

Salimos camino de Arraialde, la siguiente cima del dia, que nos aporta otros 230m+ al marcador, y que damos buena cuenta, pasando tambien por el tercer control del dia. Muy buen ambiente entre la gente de la organizacion, y por lo que vemos va a ser la tonica dominante del dia. Van pasando los km y antes de que la fatiga se nos presente, vamos suplementando a base de barritas, geles, aminoacidos, sales y sandwich de jamon y queso. Tras pasar el Arraialde, tenemos bajada fuerte y larga con un par de buenos repechos que nos bajan los humos, para que poco a poco nos vayamos acercando al km 19, donde tenemos el avituallamiento liquido y solido, en la Balsa Ixona. aqui tengo que parar un poco, tomar mi tiempo, preparar primero el liquido que voy a llevar, despues reponer solidos y finalizar con liquido, antes de salir tranquilos camino de la siguiente cuesta.

No esperamos menos, y es que en cuanto dejas de lado la charca, enseguida volvemos a ganar altura, pasando rapidamente por Almurrain, a mitad de camino del siguiente coloso, el Kapildui, que con su visible antena, no nos deja pasar de largo sin admirar esta joya de la meteo. Despues de pasar el control nos encontramos con un avituallamiento liquido, en el cual reponer un poco de liquidos, que el calor empieza a apretar. Solo nos resta continuar por el bosque, cerrado, que nos protege del sol y su temido calor. Aunque poco nos dura la alegria, ya que los ultimos kilometros de bajada hasta Okina, los hacemos recibiendo los rayos UV.

Bosque, y bastoneo

Llegar al precioso pueblo de Okina es como llegar a un oasis en medio del desierto. Hay de todo, fruta, cafe, liquidos, solidos, dulce, salado, etc. Aprovechamos a preparar un recovery y reponer bien las sales, comer algo de salado y un poco de dulce. Intento no entretenerme mucho, aunque me podria quedar todo el dia alli (ya me conoceis, me gusta comer y beber) Una vez que hemos completado el avitualleo, volvemos a salir del letargo y a poner la maquinaria en marcha. Nos espera otra subida, no sabemos bien si dura, larga o que, pero que es otra subida fijo.

La niebla siempre es especial

Los primeros compases de la misma van a golpe de sol, dejando atras rapidamente la humilde urbe, para volver al mundo de los bosques, aunque no por mucho. Terminamos de ganar altura, llaneamos un poco y cuando nos vamos a lanzar un poco hacia abajo, nos encontramos con un chico en el suelo, que al parecer se ha caido, con grave consecuencia. Preguntamos que pasa y demas y optamos por quedarnos para ver si podemos ayudar. Menos mal que nos dicen que la ayuda esta en camino, aunque aun asi, Nova les deja la manta termica, porque llevan bastante rato esperando. Esperemos que no sea mucho y que ademas puedan sacarle rapido de ahi.

Subir y bajar, esa es la cuestion

Descendemos, nos dejamos llevar y nos dejamos caer, intentando poner un poco ritmo mientras nos vamos acercando al siguiente avituallamiento, despues de dejar atras el Pagogan. Enseguida aparecemos en el Puerto de Betoño, donde volvemos a avituallarnos liquidamente, y desde donde emprendemos de nuevo el descenso que nos va acercando a la siguiente cima. Dejamos el cobijo floral, para dejar que el sol, nos devuelva a la realidad del dia, el calor sofocante que nos deshidrata si no reponemos con asiduidad. Hoy si, voy mentalizado de ir bebiendo y comiendo, y asi se lo hago saber a mi compañero de ruta, Fernan, que tambien de vez en cuando me recuerda el “Has bebido?”. Nos salimos de la pista y cruzamos por la campa de algun pastor hasta ganar el pequeño ascenso y desvio al Lendiz, donde hay un punto de control, y desde donde, ahora si, nos vamos para el Puerto de Vitoria, en donde volvemos a encontrar un avituallamiento liquido.

Pasando cadaveres, jejejeje

Le pido a Fernan que por favor me de unos minutos para repostar tranquilo. No tenemos prisa, no luchamos por el podium, simplemente por llegar, nada mas, y si es sin ninguna molestia mejor aun. Bebo bastantes sales aqui y vuelvo a dejar los botellines al 100%. Aprovechamos a salir sin tampoco mucha demora y hacer frente a la siguiente cima, que tambien lleva buena pegada. Arrieta nos espera, y no tardamos mucho en darnos cuenta de que mas alla del Arrieta, se encuentran las antenas del Zaldiaran y del Busto aun mas lejos. Se hace duro, y mas para mi, que ya voy explorando mi cuerpo. Hemos dejado algo mas de 42km atras, y para mi empieza algo nuevo, desconocido antes, y es que ahora, despues de recorrer la distancia mas larga que habia hecho hasta ahora, me espera otra media maraton. Antes, cruzamos el Puerto de Vitoria, y en el puerto viejo avituallamos un poco.

Pero si son el presi de amurriotrail y de ubietamendi

Con filosofia y buen hacer vamos avanzando, pero no dejo de pensar durante unos kilometrillos en que si voy a llegar o no. De hecho, este tramo, de Arrieta hasta el siguiente avituallamiento, se me hace especialmente duro. Quizá por ser en las horas centrales del dia, y por haber sobrepasado lo que he hecho hasta ahora como maximo en una carrera, asi que mi carrera acaba de empezar, y de la peor manera posible, cansado, fatigado y con la cabeza baja. Menos mal que viene Noba (Fernan), que sino quizá hubiera dejado de dar ordenes a mis patas para seguir hacia delante. Vamos charlando, me despejo, dejo de pensar y de hacerme las tipicas preguntas de cara al fracaso y enseguida estamos en el Puerto de Zaldiaran.

Meta 1

Antes de cruzar la carretera tenemos el avituallamiento solido y liquido. Esta vez mientras voy hablando con Noba preparo comida salada, unicamente salada y fruta (sandia) para meter solido al cuerpo. Ya no tengo el mismo hambre, pero aun asi me obligo a comer para mantener el estomago con base solida de comida. Alguna de las barritas que he tomado no me ha sentado bien y eso lo dejo anotado mentalmente para proximos eventos. Aqui es llegar nosotros y salir Imanol, de Amurriotrail, que tambien le pasa factura el calor; me comentaba que va tirando poco a poco haber si llega.

No tardamos mucho en seguir, y continuar por el infierno; el calor cada vez aprieta mas, y todavia nos queda recorrido por andar, y ademas, ahora tenemos que subir derechos al monte Zaldiaran, caracteristico por sus antenas en la cima. Seguimos por el bosque, pero enseguida cogemos la pista hormigonada que nos lleva directos a su cima. Coronamos por detras de las antenas (mirando a Gasteiz), perdemos un poco de altura, y ya tenemos de frente el siguiente monte, el Busto, con otra antena. Continuamos por la pequeña pista que nos lleva directos por la arista imaginaria que forman sendas cimas.

Meta 3

Antes de acometer el pronunciado repecho por el bosque, nos encontramos en un lateral un chico sentado, medio tirado en el suelo. Paramos a hablar con el, y vemos que no anda muy catolico. Le ofrecemos agua y alguna barrita y gel. Nos comenta que esta mareado por el calor y que en ese momento no esta bien. Le sugerimos que se de la vuelta de nuevo al puerto de Zaldiaran, puesto que seguir en ese estado hasta el siguiente punto de control es mas largo. No obstante, se queda sentado y mejor, despues de tener un rato las piernas en alto. Nos dice que va a llamar a la organizacion para avisar y que se dará la vuelta. Una vez que se encuentra mejor, nos agradece la compañia y nos desea suerta en estos ultimos kilometros.

Deshidratado

Empezamos la subida corta, pero intensa al Busto, siguiendo el sendero dibujado por los mas de 400 participantes que llevamos delante, y enseguida volvemos a conectar con Imanol. Le vemos a lo lejos, y tras pasar el control, comenzamos a bajar juntos; un poco de vacile, que no esta el hombre con humor, y siguiendo el sendero del bosque, comenzamos a coger ritmo. Yo he recuperado con un poco de ayuda (gel) y hemos empezado la bajada suavecito para no terminar de romper las patas. Poco a poco el descenso se hace menos pindio y podemos ir trotando a la ultima cuspide de este precioso recorrido, el Eskibel, que tras su bajada tiene el ultimo avituallamiento.

Con paso muy ligero en los falsos llanos y trotando en las bajadas, vamos pasando gente, y enseguida dejamos atras Eskibel, para bajar a su avituallamiento rapidos y agiles. Yo, al menos, he recuperado bien, y noto que la bajada la hago bastante bien, pero Noba, que no ha sudado, me deja atras con la facilidad de un gamo dejando a atras a su cazador. Alucinante lo de este tio, me deja sin palabras. En mitad de la bajada, llamada de la familia para ver como vamos, que no se ha actualizado la web y no nos localizan…. Todo en orden.

Tarde de toros

Bebo bastante agua y sales en este avituallamiento. Nos quedan unos 4-5km, la mayoria por llano, asi que seguramente si vamos bien, vamos a coger ritmo decente para llegar. Y es aqui donde nos topamos con Aitor, de Amurriotrail, que va a llegar tambien (NutriYon te quiere mogollon!!!!! acuerdate Aitor) Continuamos al trote con paso largo, avanzando mucho y sin molestias. Entramos en el bosque sur de Gasteiz, surcando los senderos de Armentia, y entrando en la Green capital por al lado de su Iglesia de San Prudencio, para llegar a meta por el paseo que nos conduce a las inmediaciones de Mendizorroza.

UN poco de grasa para las articulaciones

Llegada a meta y emocion, mucha emocion; vencerte a ti mismo y sobre todo a tus miedos por estar horas por el monte, tratando de correr. Alegria por haber compartido con Noba esta primera aventura en carreras de larga distancia, aunque sean las “mini-ultras”; y muy contento por haber terminado sin lesiones ni problemas fisicos (salvo los habituales de cansancio y carga de patas) y todo ello gracias al planning que se ha currado Igor Juez conmigo desde enero: Eskerrik asko.

Fueron 10h36min de esfuerzo para llegar en el puesto 383 y 384. Comentar que salieron 945 participantes y llegaron 759. Ademas, llegando a mitad de tabla, y no al final, otro punto a favor y que motiva para seguir disfrutando y sufriendo.

Ya puedo decir que oficialmente he saltado la barrera del maraton, pero todavia queda mucho por hacer, y lo primero será afianzarme en estas miniultras y sobre todo trabajar la cabeza para que no falle, el resto es cuestion de salir ahi fuera y disfrutar.

Meta 2

Eskerrik asko Noba zaren moduan izateagatik. Berriro gustatuko litzaidake 2019an hemen izatea zurekin. Dakizula nire lagun mina zarela, eta asko maite zaitudala.

UBIETA. Turroi Eguna en familia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Llegando al Bº La Magdalena

Llegando al Bº La Magdalena

Dia primero del año 2014 d.C., suena el despertador antes de las 09:00AM, hora de ponernos de gala para subir al monte. Ayer cerramos el año en la cumbre por excelencia de Euskadia, en cuanto a altitud; hoy, por el contrario, empezamos el año en la cima de la montaña que da nombre a mi querido Club de Montaña: UBIETAMENDI TALDEA.

Famliiares directos nos saludan a nuestro paso

Famliiares directos nos saludan a nuestro paso

A las 09:30AM salimos del Bº Lusa, donde ya vemos a los primeros madrugadores. Subimos suave suave por la pista hormigonada en direccion al Bº La Magdalena, y desde ahi continuamos hasta llegar al desvio, que queda indicado por el cartel que nos marca “Ubietamendi” (con unos montañeros monigotes).

Seguimos ahora por sendero bien definido, dejando a un lado un viejo y ruinoso caserio (perdon, pero no se nombres) y andando por hierba y alguna zona de piedras y lastras, donde deberemos ser precavidos. Continuamos y antes de llegar a la pista principal que viene del Bº Zollo, lugar donde se cruza la pista que viene de la Avellaneda y de Zalla; giramos a mano izquierda y proseguimos hasta el cruce de caminos.

El equipo jubileta dando guerra desde el inicio hasta el final (y por muchos años)

El equipo jubileta dando guerra desde el inicio hasta el final (y por muchos años)

Ubieta / Zipar

Ubieta / Zipar

En dicho cruce, al que llegamos despues de cruzar un paso canadiense, podremos optar por subir por la pista que sigue a la derecha (encima de otra de tierra, tambien bien definida), subir a derecho por el pinar, o ir directos al refugio a la izquierda de la del pinar. En nuestro caso el pinar va a ser la eleccion, al igual que la de casi todo el mundo que sube hoy.

Salidos del pinar, apuntamos nuestras miradas a las antenas que caracterizan nuestra montaña, denominada Ubieta por unos, y Zipar por otros. Y en esta ultima ladera, las piernas se nos ponen a tono. El viento se manifiesta, sin ser desagradable, pero molesto.

Foto cima

Foto cima

Llegando al refugio. Ahora llegaba lo bueno

Llegando al refugio. Ahora llegaba lo bueno

Despues de la cima, y de las fotos de rigor, descendemos hacia el refugio en donde damos buena cuenta de las delicias montañeras que no por todas las montañas se pueden ver en dias como hoy. La panceta, la morcilla, el chorizo frito, el pan de Galdames, las botas de vino y tambien agua y barritas para otros estan mas que presentes en el interior de refugio, que hoy es un hervidero de gente.

Quitando el frio

Quitando el frio

Este no tenia frio, era vicio

Este no tenia frio, era vicio

Cada año que pasa, es mas patente que la gente joven va cogiendo las riendas, y con esto no quiero decir que los mayores no puedan subir, pero da gusto ir al monte, aunque sea en fecha señalada y ver que gente del pueblo de nuestras edades, son cada vez mas participativos, incluso con sus hijos. Y todo esto me recuerda a todas esas veces que mi aita me llevaba al Kolitza con la excusa de que ese domingo que subia, me iba a comer para almozar un huevo frito. Que placeres tan sencillos para un niño de 8 – 10 años, por aquellos tiempos.

Foto famlia el dia 1

Foto famlia el dia 1

Urte berri on y que en el 2014 sigamos viendonos por las montañas

Algunas fotos mas:

Pasado el Bº La Magdalena

Pasado el Bº La Magdalena

Bajando al refugio

Bajando al refugio

Hamarretako rico rico

Hamarretako rico rico

Preparando el avitullamiento para los de la dieta

Preparando el avitullamiento para los de la dieta

Pedro y su polar. Creo que ese polar lo conozco desde que subia al monte

Pedro y su polar. Creo que ese polar lo conozco desde que subia al monte

Teje maneje llegando al refu

Teje maneje llegando al refu

Fernan Nova bike

Fernan Nova bike