Amurrio Balmaseda a ritmo medieval

Salimos, 6:40AM

El sol acariciando el Babio

Este fin de semana se celebra en la primera Villa de Bizkaia el Mercado Medieval en su XX edicion. Puestos a ir con la familia, que mejor que madrugar un poco y aprovechar sus algo mas de 30km de separacion para intuir una ruta lo menos asfaltera posible, intentando tocar el maximo de pista y sendero de montaña. A priori el dia pinta bueno, y la ruta visualizada la noche anterior en wikiloc, pues ya esta en el reloj por si me tiene que servir de guia.

Salgo temprano, son las 6:30 pasadas cuando piso el firme y desciendo por las calles colindantes al Parque Juan de Urrutia hasta coger la calle etxegoien, que me lleva directamente a seguir el itinerario de la GR-284 hasta Quejana. Es repeticion de 8 mayos en Orduña, y como si de un capitulo de “The walking dead”, me veo de protagonista en uno de sus escenarios con zombies pasandome por al lado. Puro espectaculo ver los toros desde la barrera.

TRACK: 2017.05.14 Amurrio Balmaseda a ritmo medieval

La GR me lleva por carretera, pista y sendero

Llego a la Ikastola y continuo siempre siguiendo las marcas blancas y rojas, que me llevan al Alto de la Cadena, en donde me toca seguir un tramo de carretera hasta coger el desvio a Izoria, señalizado con un cartel. Esta zona tiene bastante peligro, y quiza los promotores del sendero debieran de velar por la seguridad de los usuarios y buscar otro itinerario, que aunque quizá algo mas duro, fuera mas sano y seguro para evitar la carretera general. Mientras voy pensando esto, me acerco en bajada hasta Izoria, donde me entra la duda de por donde continuar. En el mapa online, marca continuar por donde voy yo, detras de la iglesia, sin embargo me encuentro una señal de camino erroneo por ahi, por lo que quiza se debiera revisar lo que esta en el camino con lo que se pone en los medios de difusion del sendero. Como iba con la leccion aprendida enseguida cojo el camino, que en dicho cruce no esta bien marcado, y es un poco dificil ver la marca de continuidad dentro de la calle.

Entrando en zona boscosa

Muy importante dejar todo como lo encontramos

Hecho esto, el resto de sendero por asfalto perfecto, y al llegar al desvio del mismo hacia pista de grijo tambien muy bien marcado. Paso entonces al bosque que hay bajo el monte Asnos, y por donde transcurre el sendero, primero en un senderito encachado y mas tarde siguiendo la linde con una campa, siempre por fuera de la misma. En esta zona me encontré un mastin que parecia un poni con un collar de madera triangular, supongo que para no pasar la cabeza a nuestro lado y que nos comiera; dicho sea de paso, unicamente me ladraba desde mas de 2m a la valla, yo creo que porque tenia el mas miedo que yo a él.

Esta zona tiene las marcas recientes y es un camino muy bonito que transcurre por el bosque, saliendo a alguna zona donde el sol nos da pequeños abrazos de calor en una mañana seca pero fresca aun. Proseguimos sin problemas por las faldas del Eskoritas y enseguida cogemos el camino que nos devuelve a la carretera de Menoyo, en donde dejamos de lado la GR-284 para proseguir por las inmediaciones de Los Arcos de Quejana, apareciendo en el barrio de Beotegi.

De Beotegi a Retes de Llanteno es un paseito por pista de grijo-hormigon que no tiene perdida, salvo una pequeña “Y” que salvamos sin dificultad gracias a que llevo activado el seguimiento del track en el reloj; si si, en el reloj, ese que muchos decis que es un dineral, que si es de pijos, que si para que lo quieres, que si tal. Y siempre digo que es una inversion, que aunque no lo parezca tiene mucho que ofrecer y que yo voy a usarlo, pues hoy es el dia en que siguiendo un track, le saco partido a esta funcion del reloj.

Seguimos avanzando camino a Quejana

Salgo de la carretera de Retes por la carretera que sube al barrio de Costera (Opellora), un muro de asfalto que da acceso a los habitantes de este barrio y que te pone los cuadriceps y los gemelos a tono. Antes de Costera me detengo en lo que se conoce como Mendeika, donde encuentro un banco con vistas a la naturaleza, y donde poder parar a simplemente contemplar la vida pasar; invertiria parte del tiempo en estar ahi al menos una tarde de sol, con buena compañia, nevera con refrigerio y algo de picoteo, mientras la charla ameniza la estancia. Pero se desvanece rapido, cuando retomo el ritmo de subida, tranquilo y controlado, hasta llegar a Costera, donde nuevamente hago uso del track para no equivocarme en el camino.

Recien levantadas

Pasado Opellora, dejo atras la ultima granja, saludando al dueño, que ya se va, despues de haber realizado el ordeño matutino de sus reses. Continuo hacia delante y no hago mas que escuchar mugir una vaca, que veo al de nada, encaramada en la campa, y mirando al camino. Lo que viene ahora es algo especial, algo que te devuelve la naturaleza, quizá por madrugar, quizá porque te tocaba. Hay un ternero en el camino, posado, inmovil, mojado, no se puede ni mover, aun conmigo al lado, y la vaca se pone nerviosa.

Llegando a Quejana

Habrá que guardar el frontal

Lo primero que pienso es en volver a avisar, pero el señor se ha ido; estoy solo, bien vestido, inmaculado, sin apenas mojar la camiseta, pero esta madre quiere estar con su ternero, chuparle, darle de mamar, insistirle en que se levante; solo me queda coger el ternero y acercarlo a la berja de acceso a la campa. Consigo coger el ternero de la mejor manera posible con las patas en mis brazos, lo muevo hasta la berja. La madre me va siguiendo en todo momento, y me doy cuenta que desde que he llegado no he dejado de hablar con la vaca, como si fuera un toro, o como si fuera otro animal, y siento que la vaca me entiende. Ahora llega la parte dificil, abrir la berja y meter el ternero dentro, sin que la vaca salga o me arrolle; no olvidemos que es un animal, que acaba de parir (aun tiene el ternero el cordon umbilical colgando y la madre la placentra saliendo) y quiere proteger a su vastago. Sigo hablando con la vaca, me incorporo, la toco la cara, la hablo, la pido que se eche para atras…… me hace caso, esta mas tranquila, y procedo a abrir la puerta, se acerca, pero me deja volver a coger al ternero y dejarlo al lado de la puerta. Enseguida se acerca, lo lame, me mira, me lame el brazo, siento que es su forma de agradecer este acercamiento, siento que nos hemos comunicado, siento….todos los liquidos de la placenta en mis brazos, camiseta, manguitos, etc… pero me da igual, con el dia que hace enseguida se seca. Sigo mi camino, satisfecho, contento, feliz….

Otro pasito mas, y seguimos por pista bien definida

Prosigo por la pista, cojo un par de desvios y enseguida me planto en el alto de la petaratxe. Ahora toca seguir la carretera hasta entrar en Artziniega. Creo que despues del reventon de coger el ternero, me merezco un pintxo y un cafe. Y asi lo hago. Pero antes de abandonar el nucleo urbano, relleno los botellines, echo sales y me pongo en marcha camino de La Encina. Me llaman las chicas, que ya van de camino, y entonces aprieto un poco para que me cojan arriba de la encina y asi poder parar en la entrada a un camino. Les habia pedido ropa, pero al final no me cambio, dejo algunas llaves y bebo agua que me traian, pero el resto de material lo dejo, ya que lo llevaré en el proximo evento deportivo oficial.

¿Inversion o gasto injustificado?

Unas se van a ritmo de caballos en la calesa, y otro que sale al trote nuevamente camino de la Villa. Ahora toca un tramo de carretera hasta llegar al desvio para Arza, en donde la idea es subir por la zona del Encinal hasta el Arbalitza, y de ahi tirarnos por la norte de nuevo en caida para Balmaseda. Pero el tiempo me aleja de esta realidad, que para cuando llego al desvio, continuo de frente por la carretera, dejando de lado el desvio al pueblecito de Orrantia y siguiendo en subida hasta Antuñano. El motivo no es otro que ganarle 1h al reloj para conciliar mas tiempo, sacrificando parte del itinerario por montaña y haciendolo mas sencillo y directo por la CL-620. En menos de 1h ya vislumbro la parte mas oriental de la Villa, con su campo de futbol y su bidegorri, del cual hago uso hasta el Puente Viejo de balmaseda.

Espectacular, con vistas a Peregaña

Cruzo el puente y me mezclo con el gentio que se da cita en el Mercado medieval, decido

Un macho dotado

no correr, sino andar rapido, agilizar movimientos, realizar un continuo slalom de gente, cochecitos, niños y adultos, que se suman a los puestos de los mercaderes y que hacen que tengas que esforzarte por mantener el ritmo y la concentracion de no empujar a la gente, ni tampoco ser empujado.

En un tris ya estoy en la Plaza San Severino, donde detengo el crono, saco la foto de rigor, y seguido voy a ver que pasa por los alrededores. Doy cuenta de un cañon de cerveza con limon que devuelve jugos a mi boca para comunicarme con la gente.

Una vaca recien parida y su ternero fuera del terreno

Hoy he llegado bien, sin cansarme demasiado, sin forzar lo mas minimo, disfrutando mucho de la mañana, del entorno de la primera mitad del recorrido, y dejando pendiente las laderas sures de los montes de Santxosolo, que seguro mas adelante recorreré.

Ahora toca asearse, como en la actualidad, no como el medievo, y seguido disfrutar de la familia, el ambiente, las calles y callejas, los puestos, los colores, gentes y olores……

Hasta la proxima

Mas fotos:

Ternero recien parido

Despues de acercarselo a su vacamadre

Recompensa en Artziniega

Seguimos por el casco historico de Artziniega

Santuario de La Encina

Vistas hacia el noroeste, zona de San Pelayo

Skyline Santxosolo

San Severino

Recovery de cebada

Pasando por NutriYon

Desfiladero de la Yecla, paseo desde Santo Domingo de Silos

DSC_1247 (Copiar)Tenia ganas de que llegara el dia, y no habia dudas, porque el anticiclon, a pesar de traernos dias como los de hoy, para poder disfrutar de esta actividad, nos confirmaba que iba a ser un bonito dia de invierno-verano.

Como breve apunte, antes de continuar con la entrada, mencionar que el Desfiladero de la Yecla se encuentra en una zona catalogada como Espacio Natural de la Yecla y Sabinares de Arlanza, que abarca mas de 26.000Has: el valle medio del Arlanza, las Peñas de Cervera, el Cañón del río Mataviejas, la Meseta de Carazo, el Monte Gayubar y las Mamblas. Aquí se localiza uno de los más extensos y mejor conservados sabinares de Europa, con ejemplares que superan los 2.000 años de vida. También encontramos masas de encinas, quejigos y rebollos, y abundante fauna. La sabina albar (Juniperus thurifera, que significa “productora de incienso”), es una especie superviviente de épocas prehistóricas. (Fuente: www.sierradelademanda.com)

Arco de San Juan

Arco de San Juan

Nos vamos para Santo Domingo de Silos, nos instalamos hacia el mediodia, y tras registrarnos en nuestra morada de hoy, Hotel Tres Coronas de Silos; preguntamos por donde se sale hacia el Desfiladero para ir andando. No olvidemos, que tambien se puede acceder a pie del desfiladero en vehiculo, evitandonos el bonito recorrido del que vamos a disfrutar nosotros.

Inicio del sendero

Inicio del sendero

Salimos hacia el sur, por la Calle Cadena, cruzamos el Arco de San Juan, donde paramos a maravillarnos con su zona de lavadero, y acto seguido cogemos una senda, bien marca, ya que es Camino del Cid, una de las rutas identificadas para hacerse en Btt, que recorre el camino desde tierras burgalesas, hasta el mediterraneo.

TRACK: 2015.12.05 Desfiladero de la Yecla

Seguimos por un camino que discurre vecino a la vereda del Rio Mataniejas. Raro es el cruce de pistas que hay, y es evidente hacia donde debemos continuar. En algunos puntos encontramos marcas del sendero anteriormente descrito, con la señalizacion correspondiente, que nos ayuda. Si continuamos por el mismo, ya veremos que es poco, o mas bien nulo el desnivel que salvamos, por lo que el caminar se hace facil y agradable. Siempre vamos a tener al sur (nuestra izquierda) la Loma de Santa Bárbara.

Sauce lloron espectacular

Sauce lloron espectacular

Seguimos la senda

Seguimos la senda

Llegamos a un punto en que nos encontramos con la carretera BU-910, dentro del tramo comprendido entre Hinojar de Cervera y Sto Domingo de Silos. Al llegar a este punto, giramos mas al sur (izquierda) y por el borde de la carretera, seguimos hacia el desfiladero durante mas o menos 1km, que es cuando llegaremos al tunel del desfiladero.

Llegada a la carretera

Llegada a la carretera

Antes de llegar a este túnel, nos encontramos con una roca al borde de la calzada que nos indica de manera explicita, por donde acceder a la parte del desfiladero que venimos a recorrer. Bajamos unas cuantas escaleras, y enseguida llegamos casi hasta la altura del cauce del rio. Solo nos resta seguir por la pasarela que atraviesa el angosto desfiladero, que incluso en algunos puntos, con la motxila se complica el paso.

Bien indicado en ambos lados del recorrido

Bien indicado en ambos lados del recorrido

Disfrutamos tranquilamente del frio y oscuro desfiladero, recorriendo su pasarela. En algun punto, incluso el GPS se pierde y no localiza el punto. Pasamos por encima del cauce del rio en todo momento, y tras cruzarnos con algun viandante, llegamos al otro extremo del desfiladero, donde la radiacion solar nos devuelve el calor a las mejillas y hace que nos desprendamos de algo de ropa, de nuevo.

Sin ninguna otra pretension que dar buena cuenta de la comida, optamos por volver, y deshacer el camino hasta que nos encontremos con un buen lugar donde podamos sentarnos y disfrutar del ambiente. Finalmente salimos del desfiladero, no sin antes hacernos alguna foto mas y localizar esos puntos de rapel, que habia visto en algun post, donde se muestra como poder hacer lo mismo, pero en barranquismo.

Bajando a la entrada del desfiladero

Bajando a la entrada del desfiladero

Al volver, nos damos cuenta que en algunos puntos, hay una fina capa de hielo en la superficie, y que ademas, en una de las paredes hay un sistema de recogida de agua, que cae por la pared. Con todo esto, volvemos al asfalto y deshacemos el camino hasta que en una pequeña loma donde pega el solete, nos paramos y damos cuenta del bocadillo.

Una vez terminado, y recogidos los desechos, nos volvemos por donde hemos venido, sin prisa, pero sin pausa hasta llegar de nuevo a la urbe de Sto Domingo. Como llegamos con energia, hacemos el recorrido urbano que nos han propuesto desde el hotel, pero que tampoco tiene mucho misterio. Vemos el horno de pan y caminamos por las calles hasta volver a la plaza.

Pasarela

Pasarela

Ahora si, se ha liberado una mesa en la terraza que habia fichado, y el cafecito al solete se agradece. Solo nos resta acicalarnos para asistir a un evento que nunca antes he acudido: misa de canto gregoriano, que tras verla me resulta mas agradable que cualquier otra comun, eso si, no para ir todos los dias. Interesante y diferente a la vez.

Y con esto y buena sopa castellana, se nos hace de noche, asi que, hasta la proxima.

  • Recomendable para hacer con niños

 

 

Mas fotos:

Recorriendo las entrañas

Recorriendo las entrañas

Estrecho a tope

Estrecho a tope

Captacion de agua

Captacion de agua

Vista de una reunion

Vista de una reunion

Datos

Datos

Otra vista del captador de agua

Otra vista del captador de agua

Saliendo

Saliendo

No apto para adultos

No apto para adultos

Otra vista del Sauce

Otra vista del Sauce

El antiguo horno de pan

El antiguo horno de pan