CyL. Snow trip en Soria y Burgos

DSC_1316 (Copiar)Como todo comienzo, este no iba a ser menos, y con una llamada ha bastado para poder realizar un viajecito. La idea inicial era ir a correr la carrera de Sotres Ski Tour, pero a Oscar le ronda la idea de subir a Urbion con los esquis, asi que toca investigar rutas, y planes para 2 dias.

Yo tenia pendiente esquiar en Valle del Sol, antes de que la vuelvan a “reabrir”, asi que mirando un poco, igual podemos esquiar en 2 estaciones de Castilla, a parte de Lunada, pero con el encanto de tener un par de remontes y una gran pasion que las empuja.

DSCF0256 (Copiar)

Relax total y merecido

Tras investigar un poco, para el sabado nos sale una ruta de pateo, larga, con poco desnivel, pero que tiene que tener encanto, ya que accedemos al Pico Urbion desde el Punto de Nieve Santa Ines, pasando por el Pico de los Tres Mojones y luego el de las Tres Cruces. La opcion B es hacerlo desde la Laguna Negra por el camino de verano (GR 86.1)…

Ninguno sabiamos que la niebla nos iba a truncar el plan A, y que el plan B no se iba a ver reflejado al 100%, pero nos sorprendio la zona y nos gusto mucho ese bosque de la zona de la Laguna Negra.

Paseo por la Laguna Negra, esquiando en la British Columbia

IMG_3578 (Copiar)Despues de dar buena cuenta de la golosa nieve entre pinos, nos volvemos a Vinuesa, a dar mejor cuenta de la gastronomia soriana, y propia de la zona. Los archiconocidos hongos de esta parte de Soria no defraudan en el menu de hoy y nos dejan un perfecto sabor de boca para afrontar la distancia que nos separa del destino para esquiar esta tarde: Estacion invernal Valle del Sol, en donde tambien pernoctaremos en el Albergue del mismo nombre.

No hay mas que ver la llegada al parking, que está casi repleto aun siendo la hora que es, y que ya veremos luego que llegada la noche fria y despejada, solo quedaban un par de vehiculos. Ante la atenta mirada de la gente, nos volvemos a armar con la ropa, ahora mas de abrigo, frontales, camara y demas utiles de subida y bajada, y partimos, tal y como se indica a continuacion:

Esqui de travesia por Valle del Sol, resort invernal abandonado

Recuperantes de los buenos despues de cenar

Recuperantes de los buenos despues de cenar

Coincidimos en el albergue con un grupo de txabales y txabalas de unos 12-14 años, que a pesar de que los monitores creen que no nos van a dejar dormir, se les puede dar la vuelta a la tortilla. Antes de ir a descansar, que mejor que seguir con mis practicas de fotografia nocturna, probando enfoques (soy muy malo), tiempos de exposicion y de lo poco que me acordaba (ya lo siento Vicente, tendrás que seguir metiendo horas conmigo, que no me da la cabeza para mas)

El resultado de esa noche es muy cutre cuando lo ampliamos, asi que un simple resquicio, o de lo mejor fue esto:

DSC_1317 (Copiar) DSC_1318 (Copiar) DSC_1319 (Copiar) DSC_1320 (Copiar) DSC_1325 (Copiar)

Sacando fotos....

Sacando fotos….

Al dia siguiente, tal y como habiamos hablado con el personal del Albergue, nos dan gustosamente el desayuno en la zona del bar, donde no dejamos gran cosa para que recojan, salvo el menage.

Nos despedimos y nos ponemos en marcha, camino al pueblo de Pineda, en donde deberemos encontrar el camino que sale para la ruta desde aqui hacia el monte San Millan. Hoy nos toca ruta larga, y de patear mas que esquiar, asi que al lio. Mientras descendemos del Albergue, vamos oteando la linea montañosa que deberemos seguir hacia el San Millan, por lo que solo nos resta, buscar la salida y un lugar donde no moleste el vehiculo. Nos sale todo a la primera, asi que nada, cambiarnos y ….

Pico San Millan, desde Pineda de la Sierra con esquis

Vuelta a casa muy dura

Vuelta a casa muy dura

Con el buen sabor de boca de hacer la cima y volver de nuevo, partimos camino a casa, una vez mas el tridente travesero: un meratxo, un zalluco y un “amurriano”, parece de chiste, pero no es de extrañar que la procedencia variopinta haga de nosotros un buen grupo que se lo pasa genial.

Una vez mas gracias a Kike y a Oscar por la estupenda compañia, aunque sigo “discrepando” con el meratxo en algunos asuntos