Valnera. Martes caluroso al Castro, a entubarme

2015-04-14 17.32.30 (Copiar)Como si de una realidad virtual se tratara, una vez mas, parece que pueda ser la ultima, pero la semana anterior tuve la misma sensacion; espero seguir teniendola durante las proximas semanas, llego a las Matxorras a cargar con cafeina el cuerpo y ver si hay alguien que haya estado por los Montes de Valnera.

TRACK: 2015.04.14 OGRO NEGRO CANTABRO

Asi pinta la tarde por los Montes de Valnera

Asi pinta la tarde por los Montes de Valnera

En efecto, llegan 3 esquiadores que me comentan que han subido y bajado por el tubo y que no hay peligro, salvo un par de minicortes y las grietas y rimayas que empiezan a asomar donde la hierba y la roca cortan el paso a la nieve. Subo y me meto en el circo del Bernacho, apago motor y….. silencio, viento, pajaros, hojas….. que deleite para los oidos.

Asi comienza la ruta

Asi comienza la ruta

Termino de prepararme y con todo listo parto. No voy a hacer caso y voy a subir por la clásica, accediendo al collado, asi veo como esta la otra vertiente, zona de La Capía, donde en enero surcara su pala suroeste con los amigos de Ubietamendi y Tuga Norte. Y de paso alargo un poco mas la subida y no la hago tan directa.

El paso del rio

El paso del rio

Salgo con los skis en la motxila, y en el desvio de la pista hacia el bosque, ya veo nuevos carteles indicando para donde va cada uno. Yo sigo como siempre. Hay algo de nieve en el camino, pero tampoco tanto asi que continuo con esquis en la mochila, y llegados a un punto en que vira el camino, aprovecho y me pongo los skis. Aqui la cantidad de nieve es suficiente y no hay tanta rama caida. Para pasar el rio, hay que quitar esquis, los lanzo, literalmente, al otro lado y paso por el mejor sitio. Vuelta a poner los skis y hasta el collado sin quitar se accede muy bien.

Salvando algunas lineas de helecho que cruzan de arriba a abajo la ladera, se puede acceder perfectamente hasta el collado sin necesidad de quitar esquis. Una vez llegados al collado, la brisa se hace notar, aun asi, sigo en niki transpirable, que el calor y la brisa sureña que llega, no hace que la sensacion termica descienda.

Ahí voy gozando por el hayedo

Ahí voy gozando por el hayedo

Llegando al collado

Llegando al collado

Mirada atras, con Peña Lusa

Mirada atras, con Peña Lusa

Desde el collado hasta el plateau, hago un seguimiento del camino normal de tierra, hasta que unos neveros me impiden seguir por el. En cuanto tengo que tocar nieve, aprovecho y subo a derecho, clavando puntera, que la nieve esta buena, y con los skis a la espalda, voy dejando una escalera para el siguiente que venga, eso, siempre y cuando aguante y no se deshaga la nieve, aunque hoy, al estar nublado, parece que esta mas decente que hace unos dias, cuando me quedaba al borde de los 1000+ desde el Puerto.

Asomo al plateau y todo cambia, hasta la temperatura del viento. Se nota un susurro mas frio, mas invernal, mas acogedor, mas estremecedor que hace que mi piel se queje a modo de “piel de gallina”, pidiendo que cierre todas las cremalleras del cortavientos, me calce los skis rapido y continue mi periplo por la zona, pero es imposible no sacar el smartphone para poder inmortalizar la estampa, y ya despues continuar hacia la mole rocosa del Castro Valnera, punto álgido de los Montes de Valnera.

Desde el paso del collado hacia el Sur. La Capia

Desde el paso del collado hacia el Sur. La Capia

Al llegar a cima, me sorprende la ingente cantidad de nieve que encuentro en la vertiente burgalesa; en la cántabra esta ausente desde hace tiempo. Unas fotos, panoramicas, imagenes, lineas imposibles para la fecha en la que estamos que se antojan admisibles, y zonas verdes, que plantean porteos. Esta es la realidad de la zona; cota maxima de 1700m y seguimos pudiendo esquiar a escasos 30km de la costa. Parece que la montaña es sabia y para a ratos la brisa, que en algunos momentos se acelera, poniendo a punto las prendas tecnicas, que dicho sea de paso, funcionan para el cometido al que fueron confeccionadas.

Ultimos metros a cima con bastante nieve

Ultimos metros a cima con bastante nieve

Tras un breve lapso, aprovecho para hidratar y nutrir, y de mientras continuo disfrutando la panoramica 360º que me ofrece el Ogro Negro, desde sus 1717m, y todo ello acompañado por la sinfonia que Eolo dibuja a traves de grietas y socaires. Sensacion de paz, bienestar y desasosiego, lo que es la calma que precede a la tempestad, y no me refiero a una tormenta, sino a lo que todos sabemos que viene, el descenso al punto de partida surcando las laderas del tubo este.

Pano del plateau con la Cubada al frente

Pano del plateau con la Cubada al frente

Una de las canales de la norte del castro con Vega de Pas abajo

Una de las canales de la norte del castro con Vega de Pas abajo

Sin calzarme los skis, sigo el camino en direccion norte, hacia la antecima, que nos da paso al descenso esperado; el que llevaba todo el año sin realizar, y al que pensaba que no iba a poder tatuar mis lineas esta temporada. Mientras llego caminando, aprovecho a admirar y asomarme con cautela a la vertiente cantabra, aspera, rocosa, escarpada, todo lo contrario a la burgalesa, donde las palas son mas amables y sobre todo mas transitables, aunque se tiene constancia del descenso de la cara norte, por parte de un duo de esquiadores, uno de ellos, el mago, incansable, apasionado e indomable Oscar Agosti.

Paro, me asomo, miro, calculo, y empiezo a reirme solo de pensar lo que me espera, mientras aprieto los ganchos, saco ropa de abrigo, pues el sol no ha brillado, las horas del dia, cada vez mas cerca del ocaso, se enfrian minuto a minuto y la brisa, se levanta ganando velocidad y siendo mas austera en su silbar. Me preparo, bebo, upsssssss, un par de fotos. Hoy sigue habiendo reloj, gps, pulsometro, tiempo, metros positivos, pero en otra dimension paralela. Hoy es dia de disfrute, de esqui, sin tensiones, sin prisas, y……….

Foto cima

Foto cima

Cueve camino a la antecima norte

Cueve camino a la antecima norte

Primer, giro, sonrisa; segundo giro, mas grande aun; tercero, pufffffff y asi sucesivamente. La secuencia es simple, sencilla, girar, cambiar pesos, apoyar, marcar clavado de baston, meter canto, deslizar, apoyar, y asi de izquierda a derecha, navegando en una nieve algo pesada, pero menos de lo que esperaba. Primera parada entrado el tubo y descendidos unos cientos de metros; pidiendo tregua. Mirada arriba, felicidad, buena linea, un susurro que le dejo al Castro Valnera, para que no se olvide de mi, que me tenga presente, que pronto volveré a dibujar en sus faldas, lineas de felicidad, como si de un delineante profesional se tratara, continuo bajando por su aorta, sorteando algun pequeño trombo, que ya es primavera, y tras solventarlo sigo tatuando, trazando, delineando. La nieve está mejor a medida que voy bajando; supongo que porque no ha hecho mella el sol de la tarde y la temperatura tampoco es tan veraniega.

Pano hacia cantabria

Pano hacia cantabria

Vista del tubo desde arriba

Vista del tubo desde arriba

En fin, delirios de felicidad, adrenalina y demas se ven frenados al llegar a la ultima pala, donde casi toca remar, y hay que empezar a buscar una linea que me deje lo mas cerca de las ultimas cabañas del Bernacho, antes de quitarme los esquis. Erroneamente, salgo por la cara que sube hacia La Miel, intentando seguir por fuera del bosque, pero enseguida el manto verde del brezo se superpone a la nieve y tengo que empezar a sortear el abrazo de las hayas, finas, alegres, y que me acarician continuamente, hasta que cambio de vertiente, donde veo troncos mas adultos, separados, y sobre todo permisivos. Al final, consigo salir del bosque para sortear un par de munas de piedra que delimitan los terrenos de los lugareños, y finalmente termino la esquiada.

Entubado. Vista abajo

Entubado. Vista abajo

Entubado. Vista arriba

Entubado. Vista arriba

Me quito los esquis, con la amarga sensacion de no saber si volveré a ponerlos bajo mis pies esta temporada. HOy si que si, me huele a despedida, y que mejor spot que la cima mas alta y prominente de la zona, a la que he visitado con mas frecuencia de la que esperaba. Y a la que espero volver, no se si con suelas de cera o de goma vibram. Porque Lunada no solo es invierno, son 4 estaciones para poder disfrutar del senderismo, el skimo, el trail running o el esqui de pista, aunque para esto ultimo dependeremos de las instituciones, ¿sabrán manejar la situación?

Mas fotos:

Primer estrechamiento

Primer estrechamiento, y poco mas abajo el otro

Vistas de la Miel sur

Vistas de la Miel sur

Bernacho

Bernacho

Brezoski

Brezoski

Estrechamiento con nieve pero ojo las rimayas

Estrechamiento con nieve pero ojo las rimayas

Pala final antes del bosque

Pala final antes del bosque

Pocos metros antes de quitar esquis

Pocos metros antes de quitar esquis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s