NATIONAL PASS & WENWORTH FALLS. Blue Mountains, Australia

DSC_0655 (Copiar)

Empezando la ruta

Empezando la ruta

Sorprendente pero cierto el titulo que nos acaece hoy, y la localizacion tambien. Salimos de Europa, que no es poco. La primera vez, y esperemos que no sea la ultima. Realizamos esta ruta por recomendacion de nuestros amigos de “Indomitum, viajes imaginables“; a los que se les podria poner ” …que se hacen realidad”

Otros motivos nos han traido a estos parajes, pero ya que las urbes no nos iban a mantener quietos, y que muchos dias sin pisar la madre tierra me ponen muy nervioso, por lo que ya partiamos con la premisa de visitar las Blue Mountains (Montañas Azules), que adquieren su nombre del tono azulado de la  “Difusion de Mie“; es decir, los rayos de sol entran en la atmosfera, y la radiacion ultravioleta se dispersa en la atmosfera, provocando un tono gris-azulado en los objetos y paisajes a distancia. Es por ello que tanto la bruma como la montaña, se ve de este color en la distancia.

Emocionado me puse a hacer lo que mejor se, el tonto

Emocionado me puse a hacer lo que mejor se, el tonto

Despues de descansar perfectamente en las instalaciones del Fairmont Resort, en Leura, y de degustar un suculento desayuno, del cual damos buena cuenta; nos ponemos en marcha. Debemos desplazarnos unos kilometros hasta el punto de partida de la ruta. Decir, que podemos acudir al parking del lugar donde iniciamos nosotros la ruta, o bien al final de la misma, en donde llegamos  y damos mediavuelta, pudiendose plantear la misma en sentido contrario.

Un poco de humedad dentro del bosque

Un poco de humedad dentro del bosque

El caso es que salimos del resort en coche, deshaciendo el camino y volviendo a coger la Great Western Highway(Hwy) en sentido contrario al de llegada, por lo que volvemos sobre nuestros pasos hasta el pueblo anterior a Leura. Aqui deberemos coger el desvio que nos lleva a la calle Falls Road, siendo ésta la que corresponde al 2º desvio a la derecha posible desde que nos hemos incorporado a la Hwy. Seguiremos este camino y volveremos a girar a la derecha en el cruce con la calle Fletcher, y esta ultima la seguiremos hasta el final, en donde nos encontraremos con una casita y un pequeño parking, denominado esto “Valley of the Waters, Picnic Area”. No obstante, cabe mencionar, que este camino se puede sustituir por otro mas directo, que se corresponderia con el primer desvio a la derecha desde la incorporacion a la Hwy, y que se corresponde con Valley Road, que seguiremos hasta el cruce con Fletcher Street, en donde giraremos a la derecha y llegaremos al mismo parking que por el otro camino.

Ruta en coche desde Fairmont hasta Parking

Ruta en coche desde Fairmont hasta Parking

Sopla bastante viento al llegar, pero parece que va a ser un buen dia. Aun asi, el goretex no puede faltar, porque no sabemos como puede reaccionar el tiempo en este lugar. No olvidemos, que a pesar de estar en una zona con senderos bien definidos, seguimos estando en la montaña, y el tiempo puede ser muy variable. Ademas, estamos en la natura de Oceanía, a unos 1200m sobre el nivel del mar y nos puede llegar una borrasca de cualquier angulo.

Croquis de las rutas realizadas

Croquis de las rutas realizadas

Perdiendo altura en el barranco

Perdiendo altura en el barranco

Salimos por el camino que nos indica “National Pass” y otras rutas, ya que en los primeros compases la ruta desciende poco a poco hacia el cañon. Sorprendidos nos quedamos al ver como un par de personas, entradas en edad, suben corriendo y andando a buen ritmo, pero bueno, estamos en el pais del “triatlon”, en donde pongas el canal de tv que pongas NO HAY FUTBOL!!!!!!! (predomina los deportes que en europa no son seguidos por las masas)

Una nativa

Una nativa

DSC_0678 (Copiar)Seguimos descendiendo por sendero bien ancho (un par de metros aprox), y peldaño tras peldaño vamos perdiendo altura, para ir metiendonos en la densa vegetacion que nos empieza a casi abrazar. Entre cruzar alguna cascada, descender tramos de escaleras en zonas de dificil acceso. Finalmente, seguimos hacia delante, en continuo descenso y sin descanso, hasta que finalmente llegamos a un pequeño monolito de madera; nos paramos a mirarlo, al igual que todo cuanto alcanza a procesar nuestro cerebro.

Cascada

Cascada

Piedra de inicio

Piedra de inicio

Estamos en el inicio de la ruta de hoy. Por fin damos con el National Pass, puramente dicho. El inicio se hace cómodo, en parte, gracias a la emocion de comenzar la ruta que hemos venido a hacer; y ademas, tenemos la emocion de un niño cuando va al circo y no sabe lo que se va a encontrar, pero sabe que le va a encantar. Asi que, reponemos unos liquidos, sacamos mas fotos (unas cuantas mas si cabe) e incluso grabamos algo con la gopro; pero lo mejor es que ahora sabemos que tenemos un sendero, dibujado en la roca, y con poco, mas bien nada, desnivel.

El calor se nota, a pesar de estar a la sombra y a unos 1000m sobre el nivel del mar. Al inicio de la ruta el viento era el protagonista, que nos traia rachas que han curtido nuestros cueros sonrientes; pero ahora, entrada un poco mas la mañana, es el solete, el que empieza a tomar algo de protagonismo. Sabemos que no lo hará por mucho tiempo, puesto que la prevision es de viento y temperaturas no superiores a los 15ºC.

Aunque no parezca, el sendero esta bien definido

Aunque no parezca, el sendero esta bien definido

Segun vamos avanzando, nos vamos dando cuenta, que aunque la ruta comienza varios metros atras, aun no hemos salido al tremendo balcón excavado a pico y pala a comienzos del siglo XX por los moradores de la zona. Y que el sendero, aun bien definido está rodeado de una vegetacion que nos cierra la vision al exterior, tanto que en muchos casos no podemos ver la roca que se eleva sobre nuestras cabezas o la altura que nos separa del fondo del valle; pero aun asi, el lugar es majestuoso.

De repente empezamos a transitar de la inmensidad de los arboles milenarios (no sabria decir la edad, pero es un hablar) a la expansion del campo de vision hasta horizontes definidos por los dientes de roca y bosque que cortan el cielo al fondo de donde queramos llegar. La roca comienza a ganar al bosque, ganando ademas en verticalidad del terreno. Se empiezan a ver los primeros síntomas de lo que fue el uso del pico y la pala.

Nos vamos metiendo en la pared

Nos vamos metiendo en la pared

Maravillados aun por las vistas sobre el denso bosque que se extiende desde nuestros pies hasta el infinito proseguimos la ruta, que ahora si que no tiene perdida. Ya estamos en el balcón excavado en algunos tramos, puenteado en otros y simplemente transitado en el resto. Hay zonas que se pasan gracias a plataformas metalicas sustentas a la roca madre, otras que con el paso de los años y el trasito humano se han ido convirtiendo en el sendero bien definido que tenemos hoy, y en otras, ha sido la roca la que ha tenido que ser extraida para poder continuar la marcha.

Abriendo via en "free solo" jejejeje

Abriendo via en “free solo” jejejeje

En numerosas ocasiones paramos a disfrutar por momentos de las vistas hacia el sur que nos ofrece tan distinguida posicion. En otras ocasiones paramos y en mi caso admiro las sugerentes lineas de escalada, que veo, desde aqui sin mucha complicacion, para acceder al paseo que va por encima del acantilado donde estamos metidos (overcliff track). En muchos lugares la foto es casi obligatoria; en otros paramos a hacer algun video, pero vamos poco a poco para adelante, siguiendo el borde serrado que dibuja el acantilado.

En un punto, casi casi llegando al final del National Pass (o inicio de ruta desde otro punto, no olvidemos que se puede hacer por ambos lugares) nos encontramos un desvio que nos sumerge en las profundidades del bosque, llevandonos al fondo del valle, y que se traduce en la ruta denominada “Wenworth Pass”, a la cual retornaremos tras llegar al punto final de la que estamos haciendo, y asi realizar un retorno por otro camino.

Se me aventuran en las trepadas....

Se me aventuran en las trepadas….

Proseguimos la marcha y vemos por fin las cascadas del Wenworth falls, que en vez de caer el agua, sube hacia arriba; en parte debido al poco caudal y en parte debido al viento que entra por el fondo del valle y asciende hacia la cascada. Maravillados ante tal situacion de la naturaleza, nos toca pasar por una zona para gente menuda. Por mi altura tengo que agachar el lomo y pasar por un tramo en donde la roca esta excavada para gente no mayor a 150cm, y aun asi pasarian aganchandose.

Equipo Ubietamendi

Equipo Ubietamendi

Salvado este ultimo tramo, nos plantamos debajo de la cascada, la cual deberemos cruzar saltando algunas rocas para afrontar la ultima subida de esta maravillosa ruta. Es un autentico alucine poder ver desde abajo como el agua sube de nuevo hacia arriba. No obstante, no os penseis que no nos mojamos, porque si que se crea una nube de microgotas que finalmente se esparce y moja toda la vegetacion, roca y ser vivo que esta en su radio de accion. Mucho cuidado si viene alguna rafaga de viento, porque podemos mojarnos bien, aunque viendo la temperatura y el calor que ahora tenemos, no creo que importe mucho.

Mirando el balcon tipico

Mirando el balcon tipico

Pasadizo para gente menuda

Pasadizo para gente menuda

Otra vista de las Wenworth Falls con el Balcon

Otra vista de las Wenworth Falls con el Balcon

Empezamos a subir por sendero bien marcado, en el cual hay algun tramo con escalones hechos a base de tierra y sujetos por trozos de madera. Es por el principio del ascenso, donde nos encontramos en una roca, unas placas con utiles que se encontraron en el acondicionamiento de alguno de los tramos. No son otra cosa que un pico y algun otro objeto férreo que los historiadores indican en una placa que creen que fueron usados en la construccion original del camino. Datos interesantes que hacen aun mas atractiva la ruta para el turista y personas que aprecien y gusten de estos datos.

Continuamos el ascenso sumidos en vegetacion, y poco a poco vamos llegando al trampolin donde el agua es lanzada al abismo y devuelta en forma de nube hacia la vegetacion de los alrededores. Se nota que el viento por aqui sopla algo mas, y en algun momento los poros de nuestra piel degustan el frescor transmito por dichas gotas de agua.

Salidos una vez mas de las profundidades de la vegetacion, nos toca ganar altura por unas escaleras talladas en la propia roca. Este tramos es digno de cualquier via ferrata. En la parte de la pared encontramos cadenas que nos sirven para asegurar nuestros pasos. Los peldaños son pequeños y seguidos, sin dar tregua a las piernas, y la inclinacion es sorprendentemente mayor a los 45-50º (diria yo). Dotados simplemente de material para andar, sin casco, ni arnes, ni disipador ni nada pienso, que segun quien venga y acceda tanto desde abajo como desde arriba, bien seria necesario indicarlo aunque fuere en algun cartel antes de iniciar este tramo. Está bien protegido, pero un mal paso puede jugarnos una muy mala pasada.

Remontando al balcon. Escaleras estilo via ferrata

Remontando al balcon. Escaleras estilo via ferrata

Una de las partes del balcon

Una de las partes del balcon

Ahi estabamos, teniendo cuidadito

Ahi estabamos, teniendo cuidadito

En el paso que cruza la cascada. Mucha seguridad

En el paso que cruza la cascada. Mucha seguridad

Detalle en el propio balcon del año de construccion

Detalle en el propio balcon del año de construccion

Superados los tramos de escaleras, nos plantamos en un pedazo de balcon que, sin ser una gran maravilla, la vista hacia el infinito desde un punto mas elevado hace que tengamos que parar a admirar ese tono azulado que, ahora, si que se pudiera apreciar al final de donde alcanza nuestra vista. No es que sea un azulon, pero si que es cierto, que justo antes de cortar con el horizonte del cielo, algo de tonos azules se pueden apreciar en las zonas boscosas.

Y ya arriba, nos ponemos al sol un ratito, nos volvemos a hidratar, comemos algo y disfrutamos del astro rey, ya que, no olvidemos, que al contrario que en europa, aqui no hay que ponerse el sur para que nos de el sol, sino que lo debemos hacer al norte por estar en el hemisferio sur.

Deshacemos el camino hasta el cruce que 20 minutos antes de llegar al final habiamos visto, y que nos iba a bajar al fondo del valle. Pues bien, bonito descenso del mismo, en el que tenemos que pasar por 3 escaleras protegidas como las que hay en las torres de los focos de los campo de futbol, y por las que obligatoriamente deberemos descender. Entre unas y otras tenemos caminos en los que hay grapas metalicas del estilo via ferrata, y algunas cadenas para poder, o bien descender, como es nuestro caso, o ascender si es que has realizado la ruta al sentido contrario al que realizamos nosotros.

La pendiente es directa y mantenida hacia abajo. Va casi directa al fondo del valle, y al llegar al final del mismo nos plantamos en el pozo final de las Wenworth falls; un espectaculo de piscina natural rodeada de densa vegetacion que nos transporta a vivir en la selva densa de Chile. La humedad inunda el ambiente, y aprovechamos que detras nuestro llegan otros aventureros para que nos saquen un par de fotos. El calor, la humedad, los rayos de sol entrando hasta el fondo y el ruido del agua fluyendo hacen que el panorama sea magico, saboreando cada momento.

Viento fuerte en el balcon

Viento fuerte en el balcon

Justo debajo de la primera caida de agua (sin mojarnos)

Justo debajo de la primera caida de agua (sin mojarnos)

Empieza el descenso al Wenworth Pass

Empieza el descenso al Wenworth Pass

Esto se pone serio

Esto se pone serio

Algunas se lo tomaban a broma

Algunas se lo tomaban a broma

Ahora si, me falta el arnes y el disipador

Ahora si, me falta el arnes y el disipador

Proseguimos la marcha tras este oasis en nuestro caminar. En un principio tomamos una senda que nace mas hacia abajo, sorteando el torrente acuatico, pero me doy cuenta, gracias a un cartel de la oficina de rutas e informacion de la zona, que para poder proseguir por ahi es necesario contratar los servicios de un guia, puesto que es un camino muy antiguo que se está recuperando. Por lo que tomamos el otro camino, que en un inicio se ve muy marcado, pero a ratos parece que desaparece.

El camino es evidente pero muy estrecho. En algunos tramos parece que esta tapado por alguna derroñada de tierra e incluso en algun momento dudamos si seguir para adelante o darnos la vuelta, pero al estar en las antípodas, esa sensacion de aventura y de querer conocer lo desconocido nos invade, por lo que decidimos en todo momento seguir la marcha. Aun tenemos horas de luz por delante, pero tampoco nos podemos dormir.

Durante este tramo del camino, el recorrido que se conoce como “Wenworth Pass”, vamos a poder disfrutar de una caminata metidos en un bosque denso, verde, y sobre todo embutidos dentro del mismo, puesto que los arboles que nacen aqui, son mas altos que los edificios que acostumbramos a ver en nuestros pueblos habitualmente. Pasamos cerca de eucaliptus que miden mas de 40 y 50 metros, y los arbustos y helechos que aqui pueden llegar a pasar el metro o metro y medio, alli doblegan esa medida. Y para rematar todo esto, el verde vivo, intenso y esperanzador de la vegetacion, nutre de color la estampa selvatica en la que nos hemos inmerso durante mas de 1h que llevamos.

En algunos momentos podemos vislumbrar la pared por la que hemos hecho la ida, y que nos sirve para poder ir situandonos, e incluso estimar lo que nos puede quedar. Sabremos que estamos llegando al final de este tramo del recorrido porque ahora el camino empieza a serpentear por la pendiente hacia arriba. Incluso volvemos a encontrarnos con el torrente de agua que al hacer la aproximacion del National Pass hemos tenido que cruzar en algunas ocasiones.

Y bajando llegamos al fondo

Y bajando llegamos al fondo

Una para mis amigos de Anayet Vertical

Una para mis amigos de Anayet Vertical

Y de esta guisa, seguimos ascendiendo hasta que nos encontramos con el desvio que nos lleva al camino hecho unos 4h antes. Obviamente debemos continuar hacia arriba, pero las fueras empiezan a flojear. Hemos comido alguna que otra barrita, fruta y nos hemos bebido casi todo el agua. Las horas empiezan a hacer mella en nuestras piernas y el ascenso lo hacemos con tranquilidad, parando cuando nos apetece y apretando cuando nos conviene.

Al deshacer el camino y ganar altura, nos damos cuenta que la tarde empieza a hacer presencia y que ha habido un descenso en la temperatura. El viento del atardecer se manifiesta y hace que debamos usar el cortavientos en los ultimos compases de nuestro recorrido.

Que fresquito teniamos

Que fresquito teniamos

Paseando entre la vegetacion

Paseando entre la vegetacion

Sombrillas naturales

Sombrillas naturales

Finalmente llegamos al parking, con la merecida sonrisa de que hemos terminado. Pero antes de irnos nos tomamos un refrigerio en el bar que hay alli. Tras nuestros pasos comienza a llegar mas gente. Al salir de nuevo para ir al coche, el viento empieza a ser molesto, por lo que tras un par de fotos delante del cartel que nos marca la ruta con las manos de posicion de victoria.

Antes de ir al hotel, decidimos aprovechar a acercarnos al mirador famoso que hay en las Blue Mountains, y que nos deja ver las famosas “Three Sisters”. Aqui el viento si que nos hace pasar algo de frio, asi que tampoco perdemos mucho tiempo en admirar el paisaje.

Ya vamos subiendo para el coche

Ya vamos subiendo para el coche

UN koala de especie rara

UN koala de especie rara

Al volver al hotel, todavia tenemos tiempo para darnos un breve txapuzon en la piscina exterior, que por cierto, esta congelada, pero viene bien para las piernas y el resto del cuerpo. Aprovechamos los ultimos rayos de sol en la tumbona de la piscina, hasta que los escalofrios nos hacen retirar a nuestros aposentos.

Dia completo en las antipodas, con 5h de recorrido. El desnivel y la distancia no han sido hoy los protagonistas, porque lo bonito ha sido poder hacer un paseo en la naturaleza de Australia.

MAS FOTOS:

Un descansito para seguir subiendo

Un descansito para seguir subiendo

Deshaciendo el camino

Deshaciendo el camino

Un poco de anayet

Un poco de anayet

Ya terminado

Ya terminado

En las "Three Sisters"

En las “Three Sisters”

DSC_0837 (Copiar) DSC_0845 (Copiar) DSC_0847 (Copiar)

Eolo no da tregua

Eolo no da tregua

La parte mas peligrosa del dia (jejeje)

La parte mas peligrosa del dia (jejeje)

Menos mal que llegabamos

Menos mal que llegabamos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s