Bernacho. La soledad llena de sentidos

2013.02.19 CROQUIS RUTATRACK: 2013.02.19 EL BERNACHO. SOLEDAD INCOMPARABLE

Como por arte de magia, llegan las 14.30h y viendo que el tiempo aguanta y que Aitor baja de Lunada con buenas noticias meteorologicas, voy a aprovechar a darme una vuelta. Si ando rapido, seguro que estoy 3h y no se me hace de noche. Me pongo manos a la obra y en un periquete estoy saliendo por la puerta rumbo a Lunada.

Saliendo para el Bernacho

Saliendo para el Bernacho

Aparco un poco mas arriba de la entrada del Bernacho, manteniendo el coche mitad en el hueco que hay en la nieve y mitad en la carretera, molestando lo minimo. Al parecer, me huelen llegar y el todo terreno de la venemerita se detiene a mi lado, y me explican que debo aparcar sin obstaculizar la calzada, y que los coches que hay mas adelante estan denunciados. Pregunto en mi ignorancia, si es posible conducir con las botas de esquiar, y obtengo respuesta: “si Ud cree que no va a sufrir un accidente, adelante…” Sintiendolo mucho por algun forero de Lunada.org, aparco frente a la entrada del Bernacho, en el hueco que hay para la marquesina del autobus. Saco de nuevo los skis y el resto de equipaje, cruzo la calzada y en nada estoy montado en mis K2, un dia mas. Hoy, no se porque, pero me pongo el ARVA, aunque vaya solo; por lo menos, si pasa algo, facilitaré la busqueda, no??Como ruido de fondo, un pinganillo del tfno con la musica que me gusta en el nivel 1 del volumen, lo justo para tener ese ruido que me da ritmo y vitalidad, y ademas me permite seguir percibiendo los sonidos de la nada.

Felpudo a juego el que nos enseñan en esta borda

Felpudo a juego el que nos enseñan en esta borda

Salgo con paso decidido, por donde tanta gente ha iniciado sus rutas de raquetas, esqui de travesia e incluso hemos visto esqui de fondo, en estas dos ultimas semanas, motivado en parte por Quíone, Diosa de la nieve, de quien se dice que es hija de Bóreas, dios del viento del norte. Volviendo a la ruta, sigo avanzando por las huellas de tantas raquetas y tantos esquis que parece que haya habido mucha actividad por la zona. No tardo mucho en ir acercandome a las bordas que forman lo que los mapas interactivos determinan como Valnera. Hoy continuo como si fuera a subir al Castro Valnera, pero en vez de ir al collado que comparte con el Cubada Grande, apunto las espatulas de mis esquis hacia el collado que tiene con el Pico La Miel, justo despues de las ultimas bordas del Bernacho.

Mi idea es la de subir al Pico La Miel por el corredor del Tembleque y volver al coche pasando por Cabaña Susana. Veremos si lo consigo. Antes, debo llegar al final del Bernacho y buscar la mejor linea de subida.

El Ojo del buitre, llegando al fondo del Bernacho

El Ojo del buitre, llegando al fondo del Bernacho

Voy llegando al final del Bernacho, levanto la cabeza y al girar levemente a la izquierda me encuentro de frente con el Ojo de Buitre, que por lo que veo, tiene poca nieve, para lo que he visto antes en fotos. Sigo hacia delante y la primera pala fuerte del dia la sorteo suavemente tras media docena de vueltas maria. De frente, el bosque, en donde me meto, no sin antes fijar el destino. Un lugar entre los 2 corredores que tengo ante mi. El de la izquierda se estrecha mucho al final y parece un pelin inestable, y el de la derecha, por el contrario, está abierto, con fuerte pendiente y el final tiene pinta de ser sencillo.

Abriendo huella con los tablones

Abriendo huella con los tablones

Es en medio del bosque, donde paro un momento a sacar un par de fotos, y donde tomo conciencia de donde estoy. Llevo cerca de 1h 15min en absoluta soledad. Unicamente me he cruzado con 2 raqueteros, con los que he mantenido el saludo de cortesia que todo montañero ofrece. Continuo hacia arriba, buscando la mejor abertura de huella, y salgo a la pala….creo que mejor a la derecha y arriba veremos para donde voy.

Teniendo tiempo y disfrutando...paso a paso

Teniendo tiempo y disfrutando…paso a paso

Los pantalones dan calor, y aqui estoy protegido, pero mas arriba parece que sopla viento, asi que opto por abrirlos en su parte superior. Poco a poco, tras el “crisk” del esqui izquierdo, viene el “crash” del esqui derecho, y asi, en conjunta armonia, y a ritmo de “crisk-crah” voy ganandole la batalla a la gravedad. Una vuelta maria, luego otra, y asi llego casi hasta arriba; me queda el ultimo flanqueo para ganarle la batalla  a la pendiente de la pala de nieve, pero no me lo va a poner facil. Cuando creia que solo quedaban unos 100mts hasta el collado, me doy cuenta, de que el tramo en que estoy es el mas peligroso del dia, y esta en lo alto de la pala. Aqui no hay ni “crisk” ni “crash”, sino un patinazo tras otro, hasta que me voy aproximando al collado. Finalmente llego, y me relajo un poco, pero no bajo la guardia. Cambio de rumbo, de nuevo al nor-noroeste, apuntando al corredor que los lunaticos llaman “El Tembleque”, se porque, pero no lo he vivido aun.

Sin olvidar que debemos mirar hacia delante

Sin olvidar que debemos mirar hacia delante

Las nubes que estan rodeando el Castro Valnera parece que me siguen y que han leido mi plan en algun sitio, porque al llegar a pie de corredor, sin ton ni sol, esas mismas que estaban guardando los 1716m del “Ogro”, se vienen a fastidiarme el plan. No es que no quiera subir, sino que no me apetece luego descender entre la niebla, teniendo una bajada limpia a mis pies.

Quitar pieles, beber, comer, “modo alpino” y nos vamos para abajo…El objetivo de hoy es hacer la bajada retrasando un poco el centro de gravedad (apoyarme un poco mas en las colas, pero intentando mantenerme centrado en el esqui) Lo consigo, y enlazo esos virajes amplios que siempre vemos en los videos de los “pro”, patrocinados por las grandes marcas. La sensacion se intensifica; si antes era la soledad y el sonido armonico del avance de los esquis los que me acompañaban, ahora son los derrapajes y los cambios de canto los que me hacen sacar la sonrisa, y mas aun a medida que me acerco a Cabaña Susana.

El protagonista de hoy, disfrutando de 360º de sensaciones

El protagonista de hoy, disfrutando de 360º de sensaciones

Se esfuma el sonido del viento y vuelve la calma…para remontar los pocos metros que me separan de la siguiente y ultima bajada, porteo los esquis al hombro, como tantas veces he visto en videos y los vuelvo a calzar al llegar al borde del descenso. Esta vez, me las tengo que ver con una zona arbolada antes de volver al camino que me lleva de nuevo al cartel que hay en la entrada al Bernacho. Este ultimo kilometro, tiene muchos tramos en los que las remadas se suceden, como si de una trainera se tratara.

Panoramica del valle de Valnera

Panoramica del valle de Valnera

Al final de la tarde, 2h 45min y algo mas de 10km han salido. No he llegado a los 500m de desnivel porque no he podido subir el corredor, pero no me importa; si la climatologia no ha querido que subiera, otro dia volveré a intentarlo.

Tengo que agradecer a la tienda de anayetvertical, los articulos con los que me equipa, y sobre todo, esa primera vez, el año pasado, en la que me calcé mis primeros esquis de travesia, convencido de que me iba a enganchar…este año ya son 8 las veces que este pequeño rincon salvaje me ha visto por sus montañas. A caballo entre Burgos y Cantabria, es un lugar que merece la pena seguir explorando.

Asi me despide el Ogro, despejandose

Asi me despide el Ogro, despejandose

Anuncios

2 pensamientos en “Bernacho. La soledad llena de sentidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s