2012.09.15 MORRA DE LECHUGALES, por la Canal de la Morra

Cima de la Morra y Canal del Lechugales
Campamento base en Espinama
Desayuno en el Hostal

En vista de que no se ha apuntado la gente a la salida organizada del Club Alpino Ubietamendi, el Presi, Nova, Mamen y yo optamos por hacer una noche en el Hostal Remoña, que regenta nuesto amigo Jesus, y que poco a poco va creando un vinculo con nuestros integrantes, ya sea para uso en salidas del club o bien para temas particulares. El trato y las facilidades en cuanto a rutas, accesos y demas son de lo mejor de la zona. Bajo mi punto de vista tiene un gran conocimiento de la zona donde esta y si no teneis verguenza en preguntar, probablemente os recomiende algun lugar que no habeis tenido en cuenta en vuestro planning que puede llegar a ser muy interesante; incluso, os podra decir como estan los caminos o que piedras se han movido…

Saliendo de Tanarrio con el Macizo de Andara al fondo

Y despues de esta pequeña intro, pasamos al viernes. Vamos a ser breves, ya que hacemos el viaje de ida los 4 en un coche, cenamos de cojones, y despues de tomar el cafe con algun “caldillo” para digerir la cena, nos retiramos pronto a preparar las motxilas para el dia siguiente.

El monte que vamos a subir es la Morra de Lechugales por su canal, que ninguno hemos subido nunca, y desgraciadamente para nosotros, Jesus tampoco lo conoce, pero despues de alguna llamada nos cuenta alguna informacion, relevante.
Diferencia de calzado en gente de la misma edad

Al amanecer, temprano, como siempre, nos cambiamos y tomamos el suculento desayuno que nos han dejado preparado, ya que aun no se sirven. Aun con las legañas en los ojos nos montamos en el coche y partimos, no sin despedirnos “hasta la proxima”, hacia Tanarrio, en donde aparcaremos el coche y partiremos hacia la Canal del Lechugales.

Ganando altura en los pastos que preceden la roca

Bonita mini chimenea
Internandonos en la Canal del Lechugales

Al salir por el pueblo, nos entran algunas dudas, que gracias al buen hacer de un mujer local, con zuecos y todo, se soluciona con 4 indicaciones que seguimos hasta llegar a buen puerto. Durante este primer tramo, debemos seguir un camino que es una pista forestal, ancho y que da cabida a un vehiculo todoterreno sin problemas. Pero llegamos a un punto, en donde el camino se estrecha y se pierde la pista para dar paso al pasto, desbrozado para dar acceso a las campas a las que nos dirigimos, hasta llegar al cauce de un rio de montaña, el cual debemos seguir, superando algunos tramos en el que deberemos trepar, y todo ello para evitar seguir por un camino que nos da la vuelta por un pequeña lomita que nos lleva al mismo punto.

Tramo equipado con una cuerda fija

Llegados a este punto, nos encontramos bajo el macizo de Ándara, y al paso de un pastor con su perro entablamos una alegre conversacion, descubriendo para nuestro asombro que parte de la familia de este señor es de la zona de Balmaseda, y que él en su dia, trabajó en Altos Hornos de Vizcaya…que pequeño es el mundo, y que bonitas son estas charlas, de las que hacen que el ir al monte sea un acto social, aunque solo haya 2 personas. El Presi, contentisimo, y los demas tambien. Mencionar, que gracias a este señor, pudimos encarar la Canal del Lechugales correctamente, ya que sino nos hubieramos desviado hacia otra.

En el Collado entre la Morra y el Caballo

Seguimos el sendero y llegamos a un punto, en donde el sendero de tierra deja paso al sendero de piedra y roca. Nos despedimos del señor; quizá nos volvamos a ver, y seguimos ascendiendo, pero ahora las cosas se empiezan a poner serias, ya que ante nosotros tenemos un muro que debemos superar poco a poco y parando a menudo a recobrar el aliento, pero con la excusa de mirar por donde sigue el camino; en muchos casos intuyendo y arriesgando a equivocarnos, pero siempre aparece un “hito” que nos indica la buena senda tomada.

Buzoneando, intentando recuperar la tradicion

Intuimos partes del recorrido, hasta que llegamos a un punto en donde nos toca trepar. Es una especie de chimenea-canalita, bonita, con algo de ambiente si giras la cabeza, pero muy facil. Bajo mi punto de vista, no mas de un grado III, ya que tenemos buenos agarres, y vamos muy tumbados. Pies y manos de sobra. Hay que tener cuidado, por el hecho de llegar fatigados, ya que para estas horas llevamos un rato subiendo, y el calor cada vez se hace notar mas. En unos 10-15min nos presentamos en el collado donde sale la Canal del Lechugales, que acabamos de subir. Giramos a mano izquierda y seguimos el sendero que nos conduce en otros 10 minutos a la cima, no sin antes superar un muro de unos 5m en donde gracias a una cuerda fija podremos superar con seguridad dicho paso.

Vista hacia el este-sureste

Una vez en cima, las vistas son preciosas. Vemos a un lado el final del macizo de Andara La Silla del Caballo Cimero, Pica del Jierru al este y norte; y, Pico Cortes al suroeste; como los mas cercanos a nuestra posicion, pero el horizonte nos deja disfrutar del corte en sierra que forma el Macizo Central con el cielo. Tambien vemos el Chalet Real, Refugio de Aliva y la Canal del Vidrio a Peña Vieja, lugar por donde se desarrollo la salida que organizó el clu el año pasado ( 2011/09/09-11 – PICOS DE EUROPA con UBIETAMENDI )

Novales, Jesus, Arkaitz y Mari Carmen

Despues del Hoyo del Evangelista, con los chicos

Despues de disfrutar del bocadillo, las vistas, echar la tarjeta en el buzon y sacarnos alguna que otra foto, deshacemos el camino casi hasta el collado, no llegando al mismo. Antes de llegar al collado, giramos a mano izquierda y tomamos el camino que nos lleva hacia la Pica el Jierru y esa zona, donde no llegaremos, ya que nada mas desviarnos cogemos a derecho para abajo una palona de piedras sueltas bastante resbaladizas y que hacen que recordemos videos como el de Kilian en Slow motion… no nos paramos a grabar porque seguro que Nova Jornet lo hace muy bien, y estamos en salida del club.

Empezando los senderos de las Arredondas

Llegados a este punto, debemos bordear el Hoyo del Evangelista, y es aqui donde nos encontramos con 2 chicos, muy majos, que nos indican un atajo por el que no damos toda la vuelta hasta la Horcada de las Arredondas. Este atajo nos lleva directamente, cuesta abajo hasta la Canal de las Arredondas, donde empiezan los senderos de paso, evitando asi dar una pequeña vuelta. Mas tarde, comentando en el foro de Mendiak, nos presentaremos oficialmente, ya que tanto uno de los chicos como yo frecuentamos este lugar de culto a la montaña.

La vuelta por las Arredondas nos lleva camino a Brez, y es alli donde Novales y yo esperamos a que Jesus y Mari Carmen bajen a por el coche y nos suban a buscar.

Una vez cambiados y medio secos, paramos en un bar a reponer sales y comer algo, y de esta manera emprendemos el viaje de vuelta, que en unas 3h nos devuelve a la madre patria y al pueblo de Zalla.

Tras algo mas de 8h danzando por el Macizo de Andara, comentamos durante el viaje, el desnivel positivo, que supera por poco los 1800m de desnivel, en poco mas de 4-5km de subida.

Vistas desde antes de Brez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s